Pasar al contenido principal

Educación y ciencia

Apoyamos la investigación para garantizar que los niños y jóvenes de poblaciones vulnerables asistan a la escuela y se beneficien de una educación de alta calidad. También apoyamos el liderazgo de las mujeres en sistemas científicos sólidos que producen conocimiento e innovación y mejoran la calidad de vida.

La educación

La educación es un derecho humano básico y un factor clave para reducir la pobreza y lograr la igualdad de género. Pero el progreso es insuficiente. Los niños de países frágiles y afectados por conflictos tienen más del doble de probabilidades de no ir a la escuela, y se estima que 130 millones de niñas de entre seis y 17 años no lo hacen. La pandemia del COVID-19 ha empeorado la situación, con un estimado de mil millones de niños en riesgo de quedarse atrás debido al cierre de las escuelas. Incluso entre los niños que están en la escuela, existe una grave crisis de aprendizaje: más de la mitad de los niños en los países de ingresos bajos y medios no logran alcanzar los conocimientos básicos en lectura y matemáticas.

El Centro prueba y escala innovaciones que mejoran el acceso y la calidad de la educación, especialmente para las niñas y los grupos marginados. Nuestra investigación proporciona evidencia que se puede utilizar para reducir las barreras sistémicas y mejorar la matrícula, las tasas de finalización escolar y los resultados del aprendizaje. También escalamos las innovaciones para el desarrollo profesional de maestros y profesores con el objetivo de mejorar el acceso y la calidad de la educación.

Las ciencias

Para que las sociedades avancen y prosperen se requieren sistemas sólidos de ciencia, tecnología, e innovación. Incluso en los países en desarrollo que cuentan con consejos y políticas nacionales de ciencia e innovación sólidos, las inversiones públicas y privadas en investigación científica e innovación tienden a estar muy por debajo del promedio mundial.

Los científicos de los países en desarrollo enfrentan barreras arraigadas para acceder a formación, investigación, financiación e infraestructura de calidad. Muchos están excluidos de realizar aportes a las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial, lo cual pone a sus poblaciones en riesgo de resultar perjudicadas desproporcionadamente. Mientras tanto, la falta de científicas en puestos de liderazgo priva a los países de ideas que podrían contribuir a los avances en innovación y a ciencias,  y políticas más inclusivas de género.

Fortaleceremos la capacidad de los sistemas y de los actores en el sector de ciencia e innovación para financiar, gestionar y utilizar la investigación para el desarrollo adaptada a las prioridades nacionales y regionales. Defenderemos la igualdad de género apoyando entornos educativos que permitan a las niñas y las mujeres ser líderes e innovadoras. Y apoyaremos el fortalecimiento de la capacidad, la innovación y la investigación en políticas para garantizar que los científicos de los países en desarrollo puedan contribuir a las tecnologías de vanguardia.