Pasar al contenido principal

Certificados de matrimonio y divorcio: herramientas para el empoderamiento de la mujer

26 de Agosto de 2019

Irina Dincu

Senior Program Specialist

Deirdre Appel

Program Manager

Shaida Badiee

Managing Director

Las estadísticas sobre eventos vitales como nacimientos, defunciones, matrimonios y divorcios residen en los sistemas de registro civil y estadísticas vitales (CRVS, por sus siglas en ingles). Cuando funcionan bien, estos sistemas son particularmente beneficiosos para las mujeres y las niñas. El registro civil proporciona pruebas de identidad y estado legal, mientras que las estadísticas vitales proporcionan datos demográficos desglosados ​​por género e indicadores clave, como la distribución de la población y la mortalidad materna, para una mejor planificación que satisfaga las necesidades de las mujeres.

En nuestro artículo anterior de Perspectivas se analizó cómo la inscripción de nacimientos puede empoderar las vidas de niñas y mujeres. El caso es similar para el registro de matrimonios y divorcios. Los certificados de matrimonio y divorcio son mucho más que simples pedazos de papel: son herramientas eficaces para el empoderamiento de la mujer. El registro apropiado de matrimonio y divorcio contribuye a la capacidad de la mujer para heredar activos financieros, obtener una división justa de los bienes, reclamar la manutención conyugal y de menoresy proporcionar el registro de nacimiento adecuado para su hijo.

Protección para mujeres y niñas.

Para ilustrar la importancia de un certificado de matrimonio, Emily Courey Pryor, directora ejecutiva y fundadora de Data2x, cuenta la historia de Blessing, una mujer del oeste de Kenia. El certificado de matrimonio de Blessing sirvió como la evidencia que necesitaba para reclamar legalmente sus derechos de herencia cuando su esposo murió. Sin el certificado, Blessing corría el riesgo de perder la propiedad de sus tierras y bienes, y la seguridad económica que derivaba de estos, la cual pasaría a manos de sus parientes políticos.

Al igual que un certificado de nacimiento, un certificado de matrimonio también puede brindar protección a las mujeres. Un registro civil que funciona bien permite a los gobiernos aplicar la ley y reconocer solo los matrimonios que se hayan contraído con el consentimiento total y por personas que hayan alcanzado la edad mínima requerida.

Obstáculos al registro

A pesar de los beneficios reconocidos, quedan muchos desafíos para garantizar que se produzca un registro adecuado que traiga consigo un beneficio para las mujeres.

Un desafío importante que enfrentan las mujeres es el hecho de que el gobierno no reconoce ciertos tipos de matrimonios que se realizan en virtud de la ley consuetudinaria o islámica. Según informa la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas, los matrimonios y divorcios consuetudinarios son muy frecuentes en toda África, pero el registro civil no los recoge fácilmente.

Una investigación que contó con el apoyo de Data2X y la Fundación de las Naciones Unidas encontró que en algunos países las leyes no permiten el registro de matrimonios consuetudinarios. En otros países, los matrimonios consuetudinarios a menudo no  se registran porque la responsabilidad de registrarse es de los cónyuges, a diferencia de los matrimonios civiles y religiosos donde el oficiante es quien se encarga del registro.

Las normas culturales también pueden desempeñar un papel importante en impedir el registro de matrimonios o divorcios, especialmente para las mujeres. La práctica de la poligamia, si es ilegal dentro de un país, trae consigo la falta de registro de una gran parte de los matrimonios y divorcios dentro de una sociedad.

Mejorar los datos de matrimonios y divorcios.

La mejora de las tasas de registro de nacimientos y defunciones ocupa un lugar destacado en la agenda mundial para fortalecer los sistemas CRVS, pero los esfuerzos para mejorar el registro de matrimonios y divorcios reciben menos atención y financiamiento, lo que dificulta que las mujeres puedan ejercer los derechos que ofrecería un registro adecuado.

¿Cómo podemos entonces mejorar los datos de registros de matrimonios y divorcios, así como los sistemas que los mantienen? Hemos identificado cuatro áreas críticas de enfoque:

  • Examinar las barreras y los sesgos ocultos: ¿Qué sesgos de género existen en los sistemas legales que rigen el matrimonio y el divorcio? ¿Cómo los marcos legales actuales desalientan o prohíben a las mujeres registrar un matrimonio o un divorcio?
  • Descubrir las carencias: ¿Dónde nos faltan datos sobre las tasas de matrimonios y de divorcios? ¿Dónde es menos probable que las mujeres estén registradas o reconocidas? ¿Cómo podemos aumentar la demanda de registro entre estas poblaciones vulnerables?
  • Desarrollar una estrategia: ¿Cómo deben los países registrar diferentes tipos de matrimonios, especialmente aquellos que tienen menos probabilidades de ser registrados o reconocidos? ¿Cómo superamos los problemas sociales, legales y económicos que impiden que las parejas se registren?
  • Crear capacidad y conocimiento: ¿Cómo pueden los países fortalecer la capacidad técnica de sus niveles administrativos dentro del sistema de registro? ¿Cómo pueden las autoridades locales registrar matrimonios y divorcios de manera más eficiente?

Se puede hacer más para obtener una imagen completa de la cobertura de registro a través de encuestas y haciendo que los datos sean accesibles y abiertos. Para que los sistemas CRVS sean eficaces y funcionen bien, los gobiernos nacionales deben priorizar la recopilación de datos de registro de matrimonios y afianzar los CRVS como tema principal en la agenda política.

El Centro de Excelencia para Sistemas CRVS, ubicado en el IDRC, está trabajando para conectar y convocar a las partes interesadas pertinentes para garantizar que los sistemas CRVS sean herramientas eficaces para el empoderamiento de la mujer en todo el mundo.

Irina Dincu es la especialista principal del programa para el Centro de Excelencia para los sistemas de Registro Civil y Estadísticas Vitales del IDRC. Deirdre Appel es gerente de programas de Open Data Watch y Shaida Badiee es directora general de Open Data Watch.

 

Más de este autor